Los mandalas y la vida






Visita el perfil freelance de Virginia Castanedo en InfoLancer.net

Buenas tardes de julio.

El otro día (jueves) decidí sacar la cámara de fotos y atrapar todas las imágenes que se correspondieran a un mandala, mientras caminaba por la ciudad desarrollando mi trabajo.

Así he conseguido aportar creatividad a labores cotidianas mecánicas, y tener la mente abierta. Además de tener la predisposición necesaria para abrir los ojos y la mente.

He podido poner unas pocas sólo, parece que Blogger pone un límite a las fotografías que pueden subirse por día.

Mientras andaba, me di cuenta de que todas las plazas y rotondas son mandalas gigantes, así que otro día que esté más desocupada me subiré a los edificios que pueda para sacar alguna a vista de pájaro.

La iniciativa me vino del cierre de mi formación como Terapeuta gestalt, un monográfico apasionante en el que utilizamos los mandalas como vehículo de expresión de emociones y del que volví transfigurada.

Previamente,y para alimentarme a nivel creativo y espiritual, pasé casi dos años pintando un mandala diario. Así, me aseguraba mi dosis diaria de creación: los días que no hacía nada más, continuaba con el río abierto. Y basta, simplemente, con coger unas pinturas, un espacio tranquilo, trazar un círculo y dibujar lo que se te ocurra.

El próximo día hablaré con más extensión.

Un saludo.
Virginia.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *