Recordatorios caseros de sonrisas

Visita el perfil freelance de Virginia Castanedo en InfoLancer.net

-Yo digo: quien rechaza… poque hay los hechos de una tierra que sin abono nunca florecerá.
-¿Yo?
-¿Tú? no, por Dios… Tú eres de las que matarían para florecer.

Clarice Lispector, «Cerca del corazón salvaje».

Buenas tardes y bien hallad@s:

Ha tomado el cielo y el aire la lluvia, tras unos meses sorprendentemente soleados por el norte. Bienvenida.

El otro día, en el taller de Risoterapia que imparto regularmente en la Alhóndiga (debo a este amado blog un reportaje fotográfico de este monumento espectacular) , se me ocurrió dar una sugerencia para casa, y visto el éxito, me permito ponerla aquí.

Muchas veces, en el día a día, nos dejamos arrastrar por lo gris, por las prisas, por la rutina… y nos olvidamos de estar conscientes en todas y cada una de las cosas que hacemos, con lo que nos perdemos parte de la sustancia de la vida.

Como recordatorios para sonreír, recortar figuritas geométricas u orgánicas de colores (corazones, triángulos, rombos, soles…) y meterlas en diferentes bolsillos de nuestras ropa. Cuando los encontremos, será una señal para poner una sonrisa… si no la tenemos ya.

También sirve con notitas para nuestros seres queridos… e incluso para darnos ánimo a nosotr@s mism@s…

Si probáis, podéis contar aquí qué tal os ha ido y dar nuevas ideas que nos permitan ser más felices.

Me despido llena de nervios, con olas de emoción… mañana comienzo un nuevo grupo, de Artistas bloquead@s… ¿Qué sucederá? Si me permiten l@s participantes, dedicaré una entrada semanal al blog con lo mejor del taller.

Mi bendición, un beso.

Virgiñita

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *